Jardines

Nos enorgullece la naturaleza que nos rodea y por ello la cuidamos. En Valle Escondido encontrarás una enorme variedad de flores, todo tipo de árboles, incluyendo los frutales y nuestros huertos orgánicos, y en medio de todo esto, también tenemos una cascada con la quebrada que recorre toda la propiedad. Nuestro cuerpo está programado para habitar en sitios como este ya que cuando fuimos creados, Dios nos puso en el Jardín del Edén. Él no nos puso en una gran ciudad, llena de edificios y carros, la vida era simplemente básica y estábamos rodeados de naturaleza. La energía que se siente aquí es muy fuerte y tiene todo que ver con la sanación que empiezan a experimentar las células de tu cuerpo al entrar en un medio como este, y podemos decir que la sanación está íntimamente relacionada con el contacto que tengas con la naturaleza. Puedes empezar a sanar simplemente al estar rodeado de la naturaleza; y es que, cuando nuestro cuerpo está en un estado de estrés, nos recargamos de iones positivos, los cuales llegan a ser muy dañinos ya que ocasionan daño celular. Nuestro cuerpo necesita iones negativos para estar sanos, y el entorno natural de Valle Escondido con sus cascadas, ríos y bosques, se convierte en una gran fuente de ionización negativa que influye positivamente en nuestra salud. Valle Escondido, con su exuberante naturaleza, es un lugar de sanación natural, es el Jardín del Edén.